Intestino, Tu Segundo Cerebro

Nuestro intestino tiene una importante relevancia para nuestra salud, pues además, es el mayor depósito de radicales libres de nuestro cuerpo. Sabemos en la actualidad que contamos con más bacterias en el intestino que células en el cuerpo. Dentro de las funciones mas importantes de la microbiota a nivel intestinal es la regulación de los neurotransmisores del sistema nervioso central. De  ahí proviene el nombre “ Intestino, tu Segundo Cerebro”.

cerebro-01

Es increíble pensar que trastornos como depresión, ansiedad, irritabilidad, migraña, insomnio, ataques de pánico, estén relacionados con el intestino. Sin  embargo en la actualidad, todas las líneas de investigación, nos están llevando a la microbiota intestinal y al “eje  intestino – cerebro ”, el cual sabemos que es un eje bidireccional,  esto quiere decir: así como los trastornos mentales pueden llevar  a trastornos digestivos, viceversa, el desequilibrio en la microbiota intestinal, te puede llevar a trastornos mentales y psiquiátricos.

Disbiosis y Trastornos Mentales

Es interesante saber que contamos con un fascinante vínculo entre el intestino y el cerebro, un sistema bidireccional entre ambos donde quedan unidos los centros emocionales y cognitivos del primero con el funcionamiento periférico del tracto digestivo.

Aún más, un aspecto importante que no podemos perder de vista, es el hecho de tener  equilibrio en la microbiota intestinal, equivale a una de las principales fuentes, para encontrar estabilidad mental y emocional, ya que los neurotransmisores que se encuentran implicados con la microbiota son de  vital importancia, como neuro moduladores del humor, del estado de animo, de la elaboración de ideas y aprendizaje. Evitando trastornos que nos pueden llevar a disfunción social, laboral y dentro de nuestro entorno personal.

cerebro-02

Los neurotransmisores producidos a nivel intestinal y alterados en los pacientes con disbiosis son:  

Serotonina

La serotonina se produce en el cerebro y los intestinos. La mayoría de la serotonina del cuerpo, (entre 80-90%) puede ser encontrada en el tracto gastrointestinal (GI). Igualmente puede encontrarse en las plaquetas de la sangre y el sistema nervioso central (SNC).

Debido a que la serotonina se puede encontrar ampliamente en todo el cuerpo, se considera que este químico tiene influencia en una gran variedad de funciones corporales y psicológicas.

Se considera que la serotonina interviene en  el estado de ánimo, el comportamiento social, el apetito y la digestión, el sueño, la memoria, y el deseo y desempeño sexual de una persona.

Dopamina

La dopamina es precursor de la norepinefrina (noradrenalina) y la epinefrina (adrenalina). La dopamina se ve modulada por la serotonina (que esta a su vez es producida a nivel intestinal por la microbiota). Por lo tanto cuando hay disminución en la producción de serotonina, existen niveles bajos de dopamina y endorfinas.

La principal función es el aumento de la frecuencia y presión cardíaca, regula el sueño, la atención y la actividad motora. En el lóbulo frontal regula funciones como la memoria (hipocampo), la atención y la solución de problemas. Es también vital en la regulación del humor.

Uno de los papeles más importantes de la dopamina es la regulación del aprendizaje, concretamente el aprendizaje por condicionamiento. Las neuronas dopaminérgicas responden cuando se les presenta una recompensa inesperada, con apareamientos repetidos esta respuesta se traslada al inicio del estímulo (ya condicionado). Cuando la recompensa esperada se omite las neuronas se deprimen. Este sistema es clave en nuestro aprendizaje. La dopamina influye en este y muchos otros procesos cognitivos.

Triptófano

El triptófano es un aminoácido esencial, el cual  participa en diferentes funciones a nivel del sistema nervioso y el cerebro. Es un importante precursor en la sinetesis de serotonina como para garantizar nuestro equilibrio emocional, nuestra digestión o incluso un correcto descanso nocturno.

Ahora bien, esta molécula multipropósito es clave para otros muchos procesos:

Nos ayuda a sintetizar proteínas, además las vitaminas del complejo B.

El triptófano es esa llave maestra que estimula a la glándula pineal para que esta segregue melatonina, básica para nuestros ciclos de sueño-vigila y para frenar a su vez el envejecimiento prematuro.

Además, es un buen ansiolítico y se sabe, como ya hemos señalado, que reduce incluso las conductas agresivas.

¿Dónde se sintetiza el triptófano?

Este dato es sin duda interesante. La mayoría de nosotros pensamos que gran parte de nuestras hormonas, neurotransmisores y algunos aminoácidos se sintetizan en el cerebro pero, sin embargo, no es así. Un ejemplo: en nuestro sistema nervioso central solo se encuentra un 5% del total de nuestra serotonina. Entonces, ¿dónde está el resto, dónde se produce? En el intestino delgado.

Dentro de los trastornos relacionados con disbiosis encontramos: